La obra se origina en el hacer. Encuentro con el artista plástico Ernesto Pesce.

Ernesto Pesce. Obra en Papel Retrospectiva 1970-2014. Ernesto Pesce en Palais de Glace desde el martes 4 de noviembre de 2014 hasta el lunes 8 de diciembre de 2014.
Por Jusa

“Una mancha puede devenir flor” explica Ernesto Pesce en la visita guiada de su muestra retrospectiva. Frente a la serie “Una mirada cercana” realizada con acuarela y que cubre una pared entera cuenta que no todo está planeado y que el error es una oportunidad para generar una imagen.
En la serie “La deriva” ocurre algo parecido; se siente atraído por el punto de conflicto que se origina en el trazado de recorridos. Es allí donde puede salir de la abstracción del mapa como sistema cerrado para encontrar una historia posible como la de Nicóstrato en la obra “Veintisiete días en la vida de Nicóstrato, cantero de Diocleciano, Danubio medio, Masón y Mártir Coronado”. Ernesto busca mapas de catedrales medievales, dibujos de ciudades y de construcciones hasta descubrir el rastro de alguien que habitó ese espacio y dejó parte de su historia allí. Otras veces el disparador aparece en una canción o en una frase cualquiera. “Todos los ladrones tienen un tatuaje en el brazo izquierdo, un barco una flor o un nombre: Rosita” dice el tema que dio origen a la serie sobre Rosita, uno de los personajes que encarna el erotismo impregnado en gran parte de su obra. Y agrega: “Todos los ladrones están enamorados de Rosita, yo también”.
El caos es lo dado, el orden natural enmascarado por la idea de unidad que sería una especie de filtro cultural que nos permite asimilarlo. Esto plantea el artista plástico y teórico argentino Luis Felipe Noé en relación al opuesto caos-unidad que implica además una lucha de dos tipos distintos de arte: el arte como creación y el arte como resultado. Lo estético es lo que queda, la obra del artista, en oposición a lo antiestético que es el hacer. Ernesto sabe muy bien que el hacer puede ser caótico ya que responde a las complejas leyes del azar: “Lo que pasa siempre es que La Cosa se origina en el hacer, no hay una idea previa, es al revés, el hacer provoca circunstancias y luego le vas encontrando un sentido que te interesa”. En su proceso creativo el error, la descontextualización y la experimentación plástica constante con distintos tipos de técnicas y elementos forman parte del hacer y del pensar la obra hasta llegar eventualmente al resultado con el que se encuentra el espectador. Por eso parte del caos original se pierde en el resultado y en ocasiones le resulta inaccesible al espectador. El relato del artista aparece entonces como una ventana posible al proceso creativo.
Ernesto nos cuenta que la obra se origina en el hacer y la muestra revela que el hacer a la manera de Pesce incluye al otro en su potencial creativo, en su libertad. Las series “Retratos del Alma” y “Obra Compartida” manifiestan claramente la presencia de sus afectos en su trabajo. En la serie de obras compartidas el artista convocado no sólo aparece a través de la mirada de Ernesto sino que aparece también como creador y participante activo de la obra. Esta es una vasta serie aún en proceso en la que Ernesto divide la hoja en dos, la envía al artista invitado para que trabaje en total libertad sobre su área y luego realiza el retrato del artista en cuestión en la parte superior tomando como disparador lo que produjo aquel en su mitad. “Es una metáfora de poder compartir algo, al menos una hoja de papel” y aclara que se puede tornar complicado compartir entre artistas. Sin embargo asegura que ninguno rechazó su convocatoria.
El vínculo es la clave del arte como una tarea en colaboración, un proceso que implica activar al otro en nosotros, ese otro que habita desde siempre nuestra identidad y que nos confirma cada día que somos parte de algo más grande que nos incluye y nos potencia.

Jusa
claujus@gmail.com

compartir