Transbordador de la Boca: Cien años, un punete