German Wendel en Elsi del Río

Junio. Germán Wendel en Elsi del Río desde el lunes 9 de junio de 2014 hasta el miércoles 9 de julio de 2014.

Un burro con vestimenta de los años 40 o 50 desembarca en la galería después de haber conseguido el protagónico en una de las obras de German Wendel. Un foco de luz se centra bajo su cabeza mientras lee un libro de manera pacífica sumergido en un paisaje que se esfuma (como si se fuera borrando de la memoria) a medida que se acerca a los límites del bastidor. En estas pinturas encontramos situaciones un tanto fantástica con una pizca de melancolía, que presentan una atemporalidad aparentemente eterna.

No hay muchos indicios que demuestren dónde se encuentra ese burro, que está leyendo o a que época pertenece; en esa falta de detalle se esconde el encanto de estos trabajos.

Con respecto al tiempo, ya se ha dicho en varias ocasiones que las pinturas de German parecen estar en slow-motion, hay una sensación de quietud que hechiza, como la calma antes del huracán, sin embargo el huracán parece nunca llegar y por eso podemos pensar que quizás es el destino de estos personajes permanecer inmersos en una eterna tranquilidad. Este sentir no está solo en la forma sino también en la manera de trabajar del artista – sin prisa y con calma- hasta llegar al objetivo final, un aspecto que seguramente haya heredado de su pasado, de haber vivido en un pequeño pueblo de Córdoba, tan contrastante con la vorágine de las grandes ciudades. Esa quietud casi absoluta, con la que cuesta relacionarse, pero que a la vez produce intriga y confort genera dudas: ¿Qué hacen estos personajes? ¿De dónde viene y adonde dónde van?

Los animales humanizados se originan con la intensión de agregar un tinte humorístico y picarón a
la situación, y a pesar de que parecen salidos de un cuento infantil, que poseen una estética propia de las ilustraciones y son narrativas, también nos permiten reflexionar sobre nuestra propia vida y existencia.

Más allá de que German alegue ser solo un pintor, posee una cualidad indiscutida, él es un disparador de relatos y creador de cuentos, y es por eso que logra cautivarnos con las historias, aventuras y desventuras de aquel oso, burro o conejo que deambula por diferentes paisajes onírico en busca de algo, al igual que todos nosotros.

Melisa Boratyn


Elsi del Río

Humbolt 1510
info@elsidelrio.com.ar

compartir