Todo comenzó con piedras y palos