Relaciones de papel

Hola, yo te enseñó . Jazmín Saidman en Naranja Verde desde el miércoles 14 de agosto de 2013 hasta el viernes 30 de agosto de 2013.

“¿Qué se siente nadar en lo simple? ¿Como son los mecanismos del deseo en las cosas más sencillas?”
Monje Jesuita C.1751

La instalación-performance Yo te enseño de Jazmín Saidman, evidencia relaciones como las que proponen la enseñanza y lo lúdico. En una sala despojada de toda distracción, casi abstraída de la vida social, la artista da las indicaciones necesarias hasta que este terminado; un pequeño cubo de papel es el producto de unos minutos de intenso trabajo.
La práctica del origami combina sabiduría y trabajo manual. Algunos prefieren definirlo más como un método didáctico que una técnica manual. No por nada Friedrich Froebel, pedagogo alemán de principios de siglo XIX y creador del primer “kindergarten” (jardín de infantes), se interesó en el origami por tratarse de una técnica y un método didáctico constructivo para los niños.
Durante la experiencia particular, Saidman propone compartir un espacio donde ciertas reglas determinan un tipo de relación, su despliegue deja las huellas del paso del tiempo. En el costado izquierdo de la mesa de trabajo la artista acumula las piezas, realizadas paso a paso, a manera de ejemplo. En unas repisas el público partícipe de la obra coloca sus propias pieza de papel, algunos resultados son “más felices”, aunque todos van conformando la obra. En la secuencia se pueden ver las diferencias, cada “resultado”, (como si se tratase de un experimento) esta rotulado con el nombre de quien lo realizo.
Las competencias que pone en juego el plegado del papel requieren de suma atención y serenidad, por momentos parece ser un desafío no posible en una inauguración, la dedicación parece no permitir interrupciones semejantes a las distracciones del público que transita el espacio o a la de un reportero fotografiando el lugar. La alta concentración que requiere esta técnica convierte la tarea en una experiencia única, donde el artista no subestima al participante, por el contrario induce a este al olvido casi altruista de la verdadera situación en juego. Es como concentrarse en respirar y olvidarse del mundo como lo proponen algunas disciplinas orientales. Esto es en el contexto de una manifestación de arte contemporáneo como abrir una puerta, para que el visitante pase a otra dimensión, Saidman propone un público de la experiencia, si se toma la definición de turismo de Ryan como “el medio por el que las personas buscan una recompensa, pero de tipo psicológico, derivada de la experiencia temporal de nuevos lugares y situaciones, estando libre de las limitaciones del trabajo y de los patrones normales de la vida cotidiana”.

compartir