Insinuaciones

Día del Padre. Ariel Cusnir en Pasto desde el miércoles 22 de mayo de 2013 hasta el viernes 28 de junio de 2013.
La acuarela de Ariel Cusnir esta construida por fragmentos como los recuerdos, pequeños espacios que no se superponen son completados por el pigmento, en los intersticios: el blanco de la hoja. En PASTO se pueden ver varias series en las que el autor ha

trabajado arduamente. La primera de ellas se vincula con la muestra que el artista presentó junto a su amiga y artista Liv Schulman “Visíte Israel, visíte Palestina”. “El entierro de Abraham” muestra dos hermanos simbólicamente alejados. Trata una cuestión todavía no olvidada, la herencia que dejó al mundo occidental y musulmán la muerte del primero de los patriarcas postdiluvianos.
La Cueva de Macpela lugar al que hace referencia la imagen, fue invadido en distintos momentos por judíos, cristianos, musulmanes, convertido en iglesia, cenotafio, mezquita, su representación nos retrotrae al actual conflicto en medio oriente. Modificado por la historia y las batallas fue desapareciendo y transformándose en su materialidad, quedando su imagen intacta en el relato bíblico y en diversos grabados religiosos.
Como “El entierro de Abraham” La serie de “La Atlántida” nos introduce en una reconstrucción nostálgica de un lugar del que no conocemos más que lo escrito.
Vista a través de una ventana, una porción de agua, donde hoy el mar fluye hubo alguna vez una ciudad inmensa.
La Atlántida existió, por lo menos para Platón. Parecería que un violento terremoto y diluvio, una especie de tsunami, terminó con la mítica isla mencionada y descrita en los diálogos “Timeo y Critias”. Según cuenta el mito este pedazo de tierra en el medio del atlántico constaba de 10 reinos, en los cuales había minerales de importante valor, animales de todo tipo y fuerte vegetación, Poseidón era el amo y señor de las tierras atlantes.
Con “Um restaurante”, presentada también en Oscar Cruz, nos encontramos frente a elementos cotidianos, una silla vacía espera ese momento donde se empiece a probar o a comer un rejunte irrisorio que esta sobre la mesa, un morrón junto a una taza de café, todo es impecable, hasta los colores brillan impecablemente, solo falta lo humano.
“Todo lo que es del orden del mostrar es al mismo tiempo del orden del ocultar: de ahí la idea de sigilosa monstruosidad que contiene la luz”, dice Liv en el texto, no es difícil asociar la acuarela de Cusnir a aquello que Freud señala como “Lo siniestro”.
Como en el Surrealismo el artista emplea elementos incongruentes en una misma escena, pero dichos objetos pertenecen a universos de un orden no completamente distinto, salvo el entierro de Abraham que parece mas un Reddy made en una muestra de arte contemporáneo.
El mozo que sale de la cocina parece impactado por lo que acaba de ver, tal vez el mundo sea algo maravilloso e impensado, el agua a través de una ventana, las perspectivas vacías, un pez representa graciosamente otro pez, eso siniestro que recuerda a Magritte, en 2013 esa ironía puede tomar un tono aun más siniestro.

compartir