Riña de Gallos (Ilegalidad y Tradición)

Autor de la reseñaAlejandra Mizrahi, 22 de Abril de 2013
MuestraRiña de gallos
EspacioRusia
Artista(s) entre otros | Daniel Callori | Sofia Quirno | Guido Ignatti
Técnica(s)Otras
Inauguración04-04-2013 19:00
Cierre04-05-2013 19:00
RIÑA DE GALLOS (Ilegalidad y Tradición) Carlos BARAGLI, DANIEL CALLORI, JUAN GIRIBALDI, GUIDO IGNATTI, HERMINDA LAHITTE, GILDA PICABEA, SOFI QUIRNO RUSIA GALERÍA del 4 al 27 de ABRIL DE 2013 Inauguración: Jueves 4 de Abril Cierre: Sábado 27 de

La peña, el arte y lo “arty”, se encuentran para dar forma a Peñarty. Un grupo formado a partir de la necesidad de diálogo y de generar un espacio propio de pensamiento. Operan como un club donde comparten ideas, notas, libros, etc. Siete artistas que se reúnen periódicamente para charlar, discutir y pensar el arte, y no sólo. Artistas que producen de formas muy diversas y que se encuentran en esta muestra para continuar las riñas que se dan en la peña a puertas cerradas en buenos aires.
“Riña de Gallos” es la muestra de una peña que sale del espacio de discusión privado para mostrar de formas particulares los aciertos y desengaños en torno al arte.
Verse entre la peña y dejarse ver en Tucumán, manifiesta la voluntad de conocerse y convivir desde la producción y compartir esta situación con una provincia y una escena del arte particular.
La muestra es eso mismo: una peña. Una reunión de obras, de artistas, de lugares de producción diversos que comparten un espacio que resignifica a cada una ellas cuando se encuentran convocadas para reñirse entre sí.
Rusia Galería se ha convertido en el ring temporal de la riña que Baragli, Callori, Giribaldi, Ignatti, Lahitte, Picabea y Quirno plantean para esta muestra. El ring se ha llenado de producciones que cuestionan y dialogan con tradiciones del arte muy disimiles. La abstracción y la figuración conforman instalaciones que mantienen al espectador ante un ping pong constante que no deja anclar la mirada en las piezas particulares si no en las relaciones que ellas mismas encarnan. Así, los autores comparten paredes, significados y puntos de vista en una continuidad que hace perder el foco en las individualidades para conformar un discurso complejo sobre la autoría y las identidades particulares que cobran relieve en esta riña.
No sabemos realmente donde comienza una obra y donde termina la otra. Peñarty se configura como un “otro” constituido por estos siete artistas que en medio de la riña terminan provocando una nueva producción que en realidad pelea con sus propias individualidades. Peñarty es ese otro que tiene un poco de cada uno y que plantea en este juego de la riña la evidencia de que la autoría es compleja y múltiple. Todos ocupan ambos rings de Rusia, la sala negra y la sala blanca, que ahora son el ring negro y el blanco que se plantean como espacios cómplices de esta riña que termina por consolidarse como la evidencia de la construcción de un “otro”, Peñarty, que ha dejado las individualidades para comprenderlas como parte de un todo.

compartir