Neoplasticismo constructivo religioso

Esto es lo que soy. Alexei Serrano en DacilART desde el miércoles 12 de diciembre de 2012 hasta el viernes 4 de enero de 2013.

Una caja de madera enorme en el suelo y otras pequeñas sobre las paredes, o una repisa de madera enorme y otras pequeñas sobre las paredes. Con muchas subdivisiones al estilo de las retículas de Mondrian o de Torres García. Éstas llevan un sello particular que las re-actualiza, pletóricas de color en las que el rojo manda por sobre los demás. Rojo sangre, rojo fluido de vida.
Una serie de cajas o de repisas, porque exhiben sin pudor su contenido: objetos variopintos infantiles, fotografías, alguna que otra postal y trozos de papel escritos a mano, tal vez retazos de cartas. El ordenamiento plástico y objetual, sostiene caóticamente el conjunto de cada obra y de todas ellas, donde una rítmica reiteración de símbolos como flechas, cruces y corazones organiza el microcosmos universal que expresa la historia que de sí, Alexei Serrano elige compartir.
Y todas juntas enmarcan el increíble y gigantesco altar que viste la pared del fondo de la sala y toma el piso casi tocándonos los pies. Rojo, rojísimo, recargado de una superposición acumulativa de los objetos y símbolos de las cajas-repisa. Con un agregado, pequeños muñequitos representativos de algunas divinidades, imágenes de culto afrocubanas y del sincretismo que el dominio español operó en el mundo precolombino. Es entonces que la muestra se convierte, como por arte de magia, en parte de nuestra realidad contemporánea latinoamericana. Especie de dicotomía que oscila entre caliente, generosa y alegre, e impiadosa, hiriente y cruel.
Más que simbólica, y a pesar del recargado y abrumador conjunto que cada obra nos ofrece a la vista, la obra es como un diario íntimo en el que Alexei Serrano nos presenta su vida. Episodio tras episodio, nos cuenta con un hacer detallista y minucioso su historia. Sin embargo, ese hacer no se corresponde con el efecto que la obra provoca en el espectador. Como un relato en el que los vacíos invitan a imaginar o completar las pausas entre uno y otro episodio. De dónde viene y a dónde llegó el artista, que en definitiva, es lo que le permite afirmar “esto que él es”. Y lo que en algunos aspectos, nos permite afirmarlo a cada uno de nosotros también.

compartir