i qué?

s/t. Gabriela Gabelich en Gachi Prieto desde el miércoles 31 de octubre de 2012 hasta el sábado 8 de diciembre de 2012.

Inmiscuida en mi íntimo anonimato, le mandaría un mail a un amigo diciéndole lo que en verdad pienso... le diría que intenté leer su tesis ayer al mediodía, pero que me morí de sueño. Le confesaría que conté las i del texto y que son setecientas ochenta y cinco. Tengo algo que decirle, la tesis tiene un tono terapéutico y lo de las i... nosé... es un dato irrelevante.

Vos quedate tranquila, él va saber quién es cuando lea esto. Identidades.

Siendo casi las dos de la mañana de este martes, ahora mismo pienso que pintar es como imaginar un mundo sin mariposas, o como escribir un texto sobre la falta de caricias en el mundo contemporáneo. Reflexiones de las costumbres amorosas, desde el renacimiento hasta nuestros días. Hasta hoy, hasta vos y yo. Re-flexiones. Lo erótico, lo íntimo, los códigos de pareja, la infidelidad, la infeliz infidelidad. Un manual para enamorarse libremente, sin intentar ser mariposa de un día. Pintar y dibujar, sin intentar nada. O como leer en el bondi una novela de ciencia ficción que anticipa el estilo de vida delivery. Es una historia que cuenta las travesuras de una pareja y sus reclamos ante un servicio inusitado para la época. Todo puede ser inusitado. Toda época iin-us-iita alguna cosa. Un anticipo al estilo de vida contemporánea, con una sutil crítica detrás, en al nuca. Todo un misterio.

Si la vida tuviera algo que ver con las montañas sonaría todo el tiempo así: assaiiimporrwapruinigideisideikuintisgiecihsichebiiieassaiiimporrwapruinigideisideikuintisgiecihsichebiiiritciht, sumémosle a esto las teorías de Benjamin, el recorrido del 168, el suicidio de Benjamín y la fantasía de algunos hombres estúpidos de ver bien de cerca a dos mujeres haciendo el 69 (con-amor).

El presente de la i-historia es una montaña que no podemos guardar en cualquier lado porque sus orígenes están en del drama barroco, hunden sus raíces en esas i-imagenes. Cuerpos, contorsiones.

Quiero decirte con ello que el año anda a todo terreno.

Inspirado, de instinto artístico, de irrisorios desarreglos, de irrupciones desafiantes, de irracionalidades incómodas, i todo lo contrario a la vez. Sumergida en Ante el Tiempo desde aquel oral en la clase de Penhos, no dejo de encontrarme con Didi. Doble i es un símbolo que sustituye una cosa menor para poder informar de lo muerto y para poder hablar del infinito. Un sustitutivo porque lo infinito no se puede crear. Todo son sustituciones, vos ella, él u otro. Una ilusión. Una d, una i, otra d y otra i. Didi.

La vida está in-volucrada en todo esto, tu montañosa vida Gabi, tu forma montañosa de montarla, porque ella, la vida, encierra una bella-bella-bellísima i. Vida vivida, hasta llegar a lo absurdo, como si pudiera ser una unidad. Es una Viviana quien escribía a mi lado cuando pensé todas estas cosas. Lo veo como una contradicción dramática, ilícita, irónica e insoportable. Vida vivida por Viviana. Didi, sigue ahí, entre ella y yo. Entre ella, vos, él y yo.

Armoniosa ilicitud del todo que presta un posible presente para la i-historia. Escenas del vacío. Ilusión de encontrar algo en el seno de la estética relacional, ahí Gabi no hay nada. No es la relacionalidad sino que es la relación todo lo que cuenta. La relación que se hace entre las casas y las montañas, montañas de datos, de info, de data, de entradas, de salidas, de facebook, de comments, de tuits, de fotos, de vos de paseo con tus amigos, montañas de pelos sobre el labio superior de él: un big-Ote.

En un 49% del futuro, I terminó con I, las artes, la arquitectura, la belleza y todo lo demás. Todo se termina. La ética lo abarca todo ahora, ítica quizás, ítica de la mintiñia. Produce la urgencia común, manera de más directa y posible de acercarse al gran público. Vos Gabi, seguí jugando a guardar lo in-guardable, eso es ser mujer, eso es ser in-tima.
Pedrito de las Nubes, habita el aire. María del sol, refleja el rol de las palabras. Ellos escriben un texto que reflexiona sobre el hacer discursivo entendido como canal de acceso al hacer en si (ii). Todo hacer está sumergido en una serie de palabras que lo sostienen.

I este es un texto que desgrana la palabra para restiituiirla en el seno de su propio ser. Viibrar, sacudiir, ensuciiar. Manual de uso de danza contemporánea, manual de uso de vos y de él. Somos palabras Gabi, muchas i, ilusiones, ilustraciones, iluminaciones, importancias, ignorancias, ironías, irrupciones, imaginaciones, incongruencias, impertinencias, infidelidades, irracionalidad y otras i que ya no cuentan. Somos i. Gabi, Didi y todas las i que vos borraste. i. i. i.

i, Qué lindo es cada día que podemos vivir.

compartir