Autorretrato

Fuente. Lucas Marín en DacilART desde el miércoles 31 de octubre de 2012 hasta el viernes 23 de noviembre de 2012.

Al recorrer la muestra podemos ver en las pinturas, y más aún en los dibujos, la articulación de dos registros de la representación. Por un lado, las formas giran en torno a una figura central, que reconocemos como autorretrato del artista. Por otro lado, una serie de trazos van conformando una caligrafía singular,que solo conserva lo gráfico y lo estilístico.
Lo especular del autorretrato y su centralidad imaginaria son atravesados por la caligrafía como un registro del cuerpo del artista que lo ubica en un tiempo y en un espacio. El movimiento que la hace visible se consuma en el mismo acto que la produce.
Podemos pensar este grupo de obras como un doble autorretrato, donde la representación del propio artista y su universo de objetos son refrendados por lo gestual-caligráfico.
En este sentido, el artista nos muestra un mundo donde algunas cosas son muy claras y otras están en desarrollo. El gesto que las construye, ese que no intenta constituir un objeto, podría ser el rastro que dejan las palabras al ser pronunciadas, ese eco que solo perdura unos instantes antes de disolverse en la memoria.

compartir