De como hacer un pastel y también comérselo

Bye Bye American Pie. entre otros, Jean-Michel Basquiat, Larry Clark, Jenny Holzer en Malba desde el viernes 30 de marzo de 2012 hasta el lunes 4 de junio de 2012.

En el episodio “Soy un poco rural“ de la inmensa South Park, Eric Cartman viaja en el tiempo hasta la época de la declaración de la independencia norteamericana y ahí le es revelado, tras un monumental discurso de Benjamin Franklin, la tesis fundacional del accionar liberal norteamericano: un país que va a la guerra y protesta por ello. Una nación que declara guerras y aparenta no quererlas dejando a su pueblo criticar libremente. Se dice “hacer un pastel (pie) y también comérselo”. Bye bye american pie cita a la canción de Don Mc Lean dedicada a la muerte de Buddy Holly, Ritchie Valens y The big Bopper al caer su avión en un campo de trigo en la América profunda, ahí donde se enfriaban en ventanas de casas de madera las tartas de manzana pero donde también algo sórdido crecía en “La gente buena del campo” como nos relata Flannery O’Connor, y donde germinaban algunas ideas y acciones que hoy leemos como contracultura, una invisible línea que va de Burroughs / Beat – Warhol / Velvet Underground y se proyecta al universo de artistas estadounidenses que vemos en la muestra, quienes despliegan tópicos como violencia, sexo, drogas, marginalidad, denuncia a la sociedad de control, buscando alguna manera de escapar a la táctica que aplica el liberalismo: la mejor manera de “censurar” un mensaje es dejarlo vivir en paz y circular libremente hasta que se hunda en la indiferencia. Al recorrer la hipeada muestra, hay 7 nombres que leímos en todas las ediciones de ARTE DE HOY de Taschen, adorados catálogos de la estética relacional de Nicolas Bourriaud, Jean-Michel Basquiat, Larry Clark, Nan Goldin, Jenny Holzer, Barbara Kruger, Cady Noland y Paul McCarthy. Tras dos ridículas cortinitas negras que dividen el exterior de un interior donde la no interacción de obras las ahoga en auto referencia, perdiendo en poder movilizador, mostrándonos todo como unas páginas en un libro de bolsillo donde abunda la indiferencia y una sensación de que la tarta ya fue comida y lo que queda son migas. Hay un punctum / cereza: sin título, 1987 de Jean-Michel Basquiat.

compartir