Eterno aliento de vida

5 segundos al sol. Donjo Leon en Cecilia Caballero - arte contemporáneo desde el martes 3 de abril de 2012 hasta el martes 24 de abril de 2012.

Donjo acaba de culminar el programa de artistas de la Universidad Torcuato Di Tella, dirigido por Jorge Macchi, y el conjunto de las producciones realizadas durante ese periodo ha dado lugar a la configuración de 5 segundos al sol. Se trata de una exhibición en la que todo es evocación de la vida: los modos y tiempos de ser y hacer de la vida, y esa otra forma de vida a la que el hombre ha convenido en denominar deterioro, decrepitud, y también muerte. Las instalaciones, objetos y dibujos en lápiz negro, donde los materiales orgánicos tomaron el protagonismo, transforman su “ser” y se forman-informan sin detenimiento.
En cada obra, un estado de quietud aparente, apenas permite vislumbrar el movimiento permanente de evolución creativa hacia direcciones impensadas. Transformación verificable en cada una de las producciones del artista, en virtud del paso del tiempo y la exposición de los materiales de las obras a diversos factores. El calor, la humedad, el polvo, el aire. Factores para los cuales el límite que divide las aguas entre lo que es propio de la naturaleza y lo que es provocado por el hombre, se desdibuja sugerentemente. Provocando así, circunstancias que afectan las maderas, las fibras, los metales, las piedras, las semillas y los elementos orgánicos procesados por el mismo hombre. Los materiales que Donjo ha utilizado.
Una pequeña muestra en la que el concepto abarca y traspasa los límites del espacio de exhibición: A la vida sólo le interesa la vida. No hay nada por fuera de sí que le interese, salvo el tiempo que le es inherente. La vida concebida por sí misma, tiene un modo de percibirse y un tiempo de devenirse diferentes de los modos y tiempos humanos. Es en esa diferencia que se hace evidente su infinito eterno retorno en el sentido Hegeliano -nunca hacia el mismo punto de partida, nunca igual-. Devenir cuya esencia es la evolución creativa, a la que el ser humano sólo puede apreciar -dada su condición finita- como deterioro, envejecimiento y muerte. Circunstancia esperable, puesto que todo cuanto existe en la tierra es forma de vida, organismo vivo que nace, crece, se desarrolla y ¿muere? Lo que para el ser humano es muerte, para la vida es transformación hacia “eso otro creado, nuevo, distinto”. Un estado a otro nivel en ese proceso eterno.

compartir
Con el apoyo de