Explicitación fotográfica

Imagen cero. Gerardo Repetto en Artis Galería (Córdoba) desde el jueves 1 de septiembre de 2011 hasta el viernes 14 de octubre de 2011.

La obra de Gerardo puede ser pensada desde dos aspectos¿o uno desencadenante del otro? Lo experimental y el acto fotográfico.
Cuando el experimento es tan pregnante como imagen, como proceso creativo, como objeto, compite “cabeza a cabeza” con una fotografía “en crisis”, oscilante, pues lo que la separa como obra o como registro de lo experimental es de una sutileza tal, que resulta muy difícil acertar con precisión su sitio de pertenencia.
Por la persistencia de Repetto en su investigación fotográfica sospecho que esto no es un problema, más bien, pareciera ser que hasta disfruta escarbarle a la fotografía todo lo connotativo que pueda sacar de ella. Como diría Laddaga [2010],El objetivo estético de un productor no es resolver estas ambigüedades, sino -por el contrario- preservarlas, dominarlas, celebrarlas.
¡He ahí, Gerardo!

En cuanto a lo segundo: el acto fotográfico.
Diré lo mismo que le dije a Marcela Alonso hablando de su obra: “_Lo tuyo no es fotografía, es performance”.
Es un ejercicio fotográfico, para no detenerme en el acto como hecho aurático, irrepetible, (quizá lo sea, quizá no) no debatiré sobre ello. Me refiero más bien al ejercicio constante de búsqueda del fotógrafo/artista, que finalmente aparece en la obra como resultado de dicho ejercicio. Lo corporal (del artista) finalmente subyace en la obra expuesta. Lo corporal se expande, y la fotografía con él, más allá del (ahora sí) acto fotográfico.
De modo más explícito o más camuflado, la medida del compromiso corporal de Gerardo no pasa desapercibido. Otro linde aparece aqui entre el diseño (cuando la estetización de la imagen es evidente y por lo tanto su cuerpo se desplaza a un segundo plano de interés) y lo performático (como su grilla de chiles, por ejemplo) donde la insistencia en la repetición refuerza, mucho más allá de la composición misma/diseño, el esfuerzo por construir, corporalmente la imagen.
Pensando en esa transposición de lo corporal que vengo hablando de backstage a primer plano fotográfico, cito una vez más a Reinaldo Laddaga, y éste a su vez a Peter Sloterdijk: El concepto fundamental verdadero y real de la modernidad no es la revolución sino la explicitación. Llevar a primer plano lo que permanecía en el trasfondo, manifestar lo que se ocultaba, desplegar lo que estaba replegado, hacer visible las condiciones: esto significa ser moderno.

compartir