Y yo no debo ser de este mundo...

Petite Mort. Emilia De las Carreras. en Gachi Prieto desde el jueves 14 de julio de 2011 hasta el sábado 20 de agosto de 2011.

Muchas veces menos es más... creo que la clave del "éxito" es poder darse de cuenta de eso...
Lo que me sucedió con esta muestra fue algo así como un choque estético (al mejor estilo planteado por Gadamer) y un choque filosófico interno (si es que se me permite el llamarlo así).
En un debate interno entre lo que es y no es un curador, entre quien relata "el epígrafe" de las obras en una muestra hay una especie de dicotomía... Y este me parece un muy claro ejemplo. Debo admitir que antes de ir a ver la exposición leí el texto de Fabiana Barreda (gran error he cometido y no sé porque esta vez hice lo que nunca: el hombre es una animal de constumbres... y por algún motivo particular debería mantener las mismas).
Luego del texto observé la muestra intentando encontrar lo que se plasmaba en el texto: aquellas mujeres con gran erotismo, con alter egos representados por animales que acompañaban a la imagen... No encontré ninguna mirada de la planteada.. ninguna de las imágenes me observó más a mí que yo a ellas.
Es una muestra que debe ser recorrida y visitada, más allá de la calidad de la artista, para poder comprender que muchas veces menos es más: cuando se crea una dicotomía entre lo expuesto y lo redactado de lo que iríamos a ver. Es cierto que en el arte, por lo menos en la contemporaneidad, casi todo, por no decir todo, es subjetivo, pero considero que debemos volver a aquellos tiempos donde por lo general sólo nos "apoyabamos" en los textos para recordar ciertas cosas como técnicas, nombres medidas... Si redactamos textos en los cuales solo argumentamos cosas que no se terminan de avalar con la obra corremos el grabe riesgo de finalmente caer en una falacia...
Creo que este es tambien el gran problema de nuestra contemporaneidad: la falsa idea de creer que al arte hay que explicarlo, analizarlo, redactarlo...
Aunque tambien haciendo un mea culpa: quizás sea yo que realmente de arte no entiendo nada... o peor aún: todavía intento entender el "por qué" de algo que, quizás, todo su enigma radica en solo poder contemplarlo.

compartir