Ecunhi - Fondo Nacional de las Artes

Beca ECuNHi - FNA 2010. Gaby Messuti, entre otros, Carolina Gori, Agustín Sirai en FNA - Fondo Nacional de las Artes desde el viernes 27 de mayo de 2011 hasta el lunes 27 de junio de 2011.
Apuntes sobre unas Clínicas de Arte

I
El proyector se enciende. Vemos una imagen en la pared, el artista comienza con su discurso. Inicialmente despliega una serie de estrategias de protección de su habla, son su escudo. A partir de allí comienza con las consideraciones formales, quiere convencernos de que su trabajo se limita solo a la manipulación sensible de ciertos materiales o de insólitas arquitecturas espaciales que él nos describe para nuestro encantamiento. La mecánica de la clínica se pone en marcha. Los que miramos y escuchamos, sentimos que algo se nos está escamoteando que el señor artista nos está ocultando algo. Otro toma la palabra y hace una interpretación de lo que ve y escucha, se establece a partir de ese punto una relación dialéctica entre el expositor y los demás participantes. Este segundo hablante trata de encontrar la brecha, el espacio en blanco, en el discurso que lo precede. Es en ese espacio, en ese vacío, donde el interpretante construirá su discurso, y así sucesivamente con cada intervención. Al finalizar el tiempo pautado de la clínica, nos encontramos con una construcción colectiva, polifónica, hecha de palabras, que tienen como referente, generalmente, una imagen proyectada, que en realidad no es la obra en su materialidad tangible, sino solo una imagen que se desvanece ni bien apagamos el proyector, como se disuelven en el aire las palabras una vez pronunciadas. ¿Entonces qué nos llevamos de ese espacio oscurecido y de aire enrarecido por la respiración y los gestos de los artistas? Nos llevamos una de las experiencias posibles que nos ofrece al arte contemporáneo, reflexionar sobre la propia práctica, hablar de él, y por supuesto, queda claro, que hablamos de nosotros.

II
Parece, finalmente, que nadie tiene una verdad, que todo es interpretación (siempre Nietzsche)¿Es posible conciliar tres miradas distintas, a veces opuestas, muchas veces diferentes, pero complementarias? Este era –y sigue siendo- el desafío, y ese desafío se transformó en una experiencia enriquecedora para todos. Esas interpretaciones, en su entrecruzarse, en su contaminación, devienen rizomáticas –por citar un concepto un tanto desgastado por el uso, pero útil aún-. No somos portadores de certezas; lo que aparece –como todo en la vida- es provisorio.

I Pablo De Monte, II Marcelo Pelissier. Mayo de 2011

compartir