¿El huevo o la gallina?

Papeles modernos: De Toulouse-Lautrec a Picasso. entre otros, Giorgio De Chirico, Henri Matisse, Amedeo Modigliani en Malba desde el viernes 18 de marzo de 2011 hasta el viernes 23 de mayo de 2014.
Recuerdos para disfrutar. El dibujo nos transporta a esos momentos de la infancia en que la clase de plástica, era el espacio de la libertad. Siempre presente, ilustraba además, el cuaderno de clases.

Para nosotros, espectadores del siglo XXI, ¿bocetos o telas terminadas? ¿Qué está o viene primero? ¿Es lo primero más importante que lo último? ¿Es lo primero más valioso que lo último? ¿Cuál podría ser el sentido de una muestra, en la cual más de ochenta bocetos protagonizan la escena con irresistible atracción? En la historia del Arte, es sabido que durante mucho tiempo, se le dio importancia a lo primero -cuando a eso se tenía acceso- y valor a lo último. Lo primero significaba sólo y en tanto función de lo último, de lo contrario carecía de interés. Y en la mayoría de los casos, parece ser que lo último, no podía llegar a serlo sin la existencia de lo primero -salvo contadas excepciones-.
Para el artista, funcionaban a modo de referencia de lo captado en algún lugar. Esa primera idea que luego sería analizada, corregida y perfeccionada, para terminar plasmada en el taller. De modo que la visión de lo observado, expresara finalmente la subjetividad del hacedor, artesano o artista.
Sin embargo, esto ha cambiado, y no sólo por una cuestión de mercado o de gusto. Bocetos y dibujos previos, nos permiten seguir el derrotero de una obra acabada, su origen, la idea previa, y comprender muchas cosas que de otra manera permanecerían ocultas o resultarían inexplicables en términos de composición, arrojando luz sobre los modos de trabajar de cada artista en particular.
Así, dibujos, pinturas, grabados, litografías y otros esbozos sobre papel, no sólo han posibilitado la objetivación de miles de percepciones y fantasías. A través de la elección de temas variados como el desnudo, grupos de figuras, retratos, autorretratos y paisajes, que podían ser mitológicos, religiosos, históricos, reales, eróticos, o lo que fuera, sirvieron a los fines de dar cuenta de los modos de ver, sentir y pensar de diferentes épocas.
En el caso particular de la exhibición Papeles modernos. De Toulouse Lautrec a Picasso en MALBA, un íntimo, encantador y moderno viaje europeo desde fines del siglo XIX a primera mitad del XX, revaloriza el lugar que estos bocetos poseen y nos ofrecen.

compartir