Habitar en la historia (parte 1)

Huésped. Artistas varios en MNBA - Museo Nacional de Bellas Artes desde el martes 4 de agosto de 2009 hasta el domingo 13 de septiembre de 2009.
El Museo Nacional de Bellas Artes presenta la muestra Huésped. Colección MUSAC en el MNBA, curada por Rafael Doctor; coordinada por Kristine Guzman y apoyada por la AECID y el CCEBA

En su inconcluso libro Apologie pour l'histoire, Marc Bloch explica que “la incapacidad de comprender el presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado” y que es “vano empeñarse en comprender el pasado si no se sabe nada del presente…” Tal parece haber sido la idea que dio origen al “montaje transversal” propuesto para esta exhibición de arte actual internacional que forma parte de la Colección del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC). En diálogo con obras que integran la Colección del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) se enriquece no sólo la comprensión de ésta sino también la reinterpretación de aquella.

El recorrido de la muestra comienza en el hall de entrada, en donde los dibujos de Silvia Prada, cercanos a la estética del pop, ridiculizan la glorificación de “celebridades del mundo de la moda”; Julian Opie pone en movimiento perpetuo la esquemática figura que indica la posibilidad del cruce de una calle por la senda peatonal y, en homenaje a las manifestaciones efímeras del arte barroco, Enrique Marty interpreta en las paredes la obra Fantasmas (2009). Allí la visión popular del mundo religioso de la Leyenda Dorada, de Jacobo de la Vorágine, convive con personajes que se relacionan con un poder desmedido: una figura cercana a un verdugo de la Shoa será quien marque con su dedo índice el camino a seguir para la contemplación de Santa conversación, de Pisano Niccoló (MNBA). Frente a ella no estamos solos: tres no menos inquietantes esculturas, que forman parte de la obra De Flaschengeist, la caseta del alemán (2005) —también de Marty—, nos acompañan. Los impecables trajes de estas pequeñas y delgadas figuras no alcanzan a cubrir la sensación de que sus cuerpos se encuentran en estado de putrefacción y que el denso peso de sus historias multiplica el esfuerzo que deben soportar unos sangrantes y deformados pies que no caben en horma de zapato alguna.

En la sala “Pintura y escultura francesa del siglo XIX”, la obra Antonio (2004), del fotógrafo Pierre Gonnord, dialoga con Anciana bretona, de Théodule Agustin Ribot (1823-1891). En este diálogo persiste la elección de un lenguaje en el que el claroscuro acentúa el estado psicológico de los personajes humildes, pero difieren en cuanto a su lectura social: el de Gonnord asume nombre y el marco que encierra su pobreza se incluye en la misma obra, como espacio modélico condicionante. Luego, en la sala “Pintura y escultura de la segunda mitad del siglo XX, Europa y Estados Unidos”, Aziz+Cucher plantean una lectura diatónica del tradicional género del retrato y, en la sala “Francisco de Goya” los dibujos de Marcel Dzama —“inspirados en cómics y libros infantiles de la primera mitad del siglo XX”— son puestos en relación con aguafuertes de la serie “Caprichos”: desde diferentes estéticas y tiempos, la realidad guarda bajo conductas falsas y detestables lo ridículo y lo siniestro.

En el espacio dedicado a “Luces y sombras de un modelo nacional (…)” —primer piso—, la imagen fotográfica de un desnudo femenino realizada por Gregory Crewson deja ver las huellas de una vida difícil y establece un contrapunto con la “belleza” decimonónica de Mujer oriental (1899) —abandonada al placer del reposo—, de Severo Rodríguez Etchart. Luego, en la sala “Tablas de la Conquista de México” —cuyas imágenes se basan en la crónica escrita por Bernal Díaz del Castillo en el siglo XVII—, fue emplazada la obra An Inner Dialogue With Frida Kahlo [Skull Ring] (2001), un autorretrato fotográfico de Yasumasa Morimura que encarna la figura de Frida Kahlo y permite interpretar la ambigüedad de los conceptos contrapuestos “Oriente-Occidente”; “masculino-femenino” y “original-copia”. Y para concluir el recorrido, antes de ingresar a un universo de producción únicamente contemporáneo, en el segundo piso las obras de Marina Nuñez conviven con otras de la Colección Fotográfica del MNBA; se exhiben pinturas de Dr. Lacra (Jerónimo López Ramírez), que “reciclan formas, tipos y técnicas de inspiración ‘retro’”, y dibujos de Fernando Renes y Marcel Dzama.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(…) [Continúa en "Habitar en la historia (parte 2)": http://www.ramona.org.ar/node/28025]

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

compartir