Vida, vida

Espacios débiles. Romina Orazi en Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia desde el jueves 14 de agosto de 2008 hasta el domingo 14 de septiembre de 2008.

Un reloj tapizado en plumas ¿no indica acaso una distancia enorme entre el origen de las plumas y la casa de mi abuela?
Con la excusa de hacer obra de arte, Romina vincula forzadamente a la naturaleza como mundo, y los objetos que nos sirven a nosotros para inventar nuestro espacio.

Uno camina a través de las salas del Museo en el que abundan las paradojas del, precismente, museo, una increíble mis en escene, en la que habitats no naturales emulan estilos de vida naturales, objetos forzadamente retenidos, esqueletos que no se desploman a pesar de que ya no son contenidos por la carne, artifcioidad, para la comprensión, una apuesta pedagógica. Didáctica.

Y de golpe, la sala de arte, blanca, hermosa, hermosa. Alrededor de la sala se han ubicado una serie de objetos extraños o extrañados, no me decido aun… que coronan la visita a este Mueo, que (esta es mi opinión) obligadamente nos recuerda a nuestra infancia.

Romina propone, con Espacios Débiles, una serie de obras de arte que funcionan como evidencias de debilidad y mutación en lo verde verde de la vida vida.
Sus trabajos están organizados y sin embargo no responden, necesariamente, a una serie clasificable, sino más bien a un capricho artístico o necesidad interior que desconocemos totalmente.
Pinturas, sillas, muebles, dibujos, instalación, escultura, interactividad y tecnología un conjunto en el que cada uno de sus miembros funciona como motor-eje-excusa, excusa del hacer y señalar.

Espacios débiles hace eso, genera arte, genera vida, genera y pide para generar, (si o si deben llevar una moneda) y si o sí, pasar por las salas del Museo de Ciencias.

¿Había algún lugar en donde esta muestra pudiera resaltar tanto su personalidad?

La relación entre los trabajos de Romina y el contexto en el que lo muestra en esta ocasión no pueden dejar de maravillarme, ahí tenían que estar y ahí están y, sin embargo, muy a pesar de todo: la fragilidad-fragilidad.

¿cómo hace la naturaleza para sobrevivir a pesar de nosotros?
¿Es esto de lo que nos habla esta artista?

compartir