Fiesta tras el Gran Desastre del Granizo

Fiesta. Mariano Dal Verme, Barbara Kaplan en CC de España en Buenos Aires (Florida) desde el martes 27 de noviembre de 2007 hasta el viernes 21 de diciembre de 2007.
Los microespacios toman el Centro Cultural España en Buenos Aires, y las paredes de la institución se visten de instalaciones para recibir a propios y a extraños.

Dos microespacios y una muestra de pared son algunas de las obras que dan vida al recorrido que lleva desde el pie de la escalera hasta el fondo del Centro Cultural, pasando entre la biblioteca y las oficinas.

Fiesta
Con la vitrina como metáfora de museo, esta instalación se propone alterar las funciones habituales del mueble cerrado y acristalado que tradicionalmente se destina a exponer y preservar objetos. La vitrina dota de valor a los objetos que contiene y los aleja del público. Mariano Dal Verme y Bárbara Kaplan resignifican el mueble ocultando su contenido y dejando que la curiosidad del observador le de sentido a la obra. Las luces y los sonidos son los únicos indicios de lo que ocurre detrás del vidrio. Como metáfora de lo excluyente que resulta el arte, Fiesta nos invita a imaginar lo que ocurre en el interior del mueble, sin poder participar... como ocurre con las obras en un museo, como ocurre con los objetos valiosos en una vidriera.

Granizo o el caso de las pelotas, trozos, huevos, misiles, manzanas, mandarinas chicas, ciruelas, tenis, golf.
Extenso nombre para la obra de Alejandro Somaschini que consta, en una mirada básica, de recortes de diario y un capó de auto abollado. El fenómeno climático conocido como granizo sorprendió a Buenos Aires, y los medios gráficos no escatimaron en términos para definir a los objetos de hielo no identificados que cayeron del cielo. La pieza abollada de un automóvil es la muestra fiel de lo ocurrido. Los recortes de diarios, resaltados y agrupados en una pared, exponen la prosa de algunos periodistas, a la vez que dejan en evidencia contradicciones a la hora de informar algo tan simple como el clima. Irresponsable, gracioso y terrible es el panorama que se genera al proyectar esta sobreinformación en ámbitos más sensibles del campo informativo.

Días del Gran Desastre
Esta obras es una instalación realizada por el artista plástico Ezequiel Black a modo de presentación del libro de Editorial Turista que lleva ese nombre. El mundo se acaba y los seres humanos son presos del pánico. Una pared funciona a modo de “muro de la desesperación”: medio de comunicación donde las personas dejan mensajes e indicaciones. La variedad de reclamos, pedidos y anotaciones pintan un panorama devastador. El libro, un manual de supervivencia, toma carácter de imprescindible y vital para el observador de la obra.

compartir