Silvana Robert: Vale la pena

Silvana Robert. Silvana Robert en Zurbarán (Alvear) desde el lunes 16 de abril de 2007 hasta el sábado 12 de mayo de 2007.

La cuarta exposición de Silvana Robert en Colección Alvear de Zurbarán es un verdadero placer. Esta artista de 42 años, egresada de la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, despliega un dibujo extraordinario, realista, que permite la identificación del espectador con los personajes. Sin embargo, no se queda en la mera figuración: sus personajes parecen flotar o apoyarse en fondos que nada tienen de cotidianos y que nos invitan a otra lectura dentro de la obra.

Robert imprime ciertos textos en los fondos (“Acá sentimos también”; “Corre el río, ya llegó la señal, el río se va”, “Senderos que se bifurcan”), que así cobran importancia y ganan en textura. A veces, estas inscripciones nos llevan a asociaciones en clara concordancia con el dibujo; otras, nos alejan de la mirada ingenua que transmiten los personajes.

Usa como protagonistas de sus obras a niñas y adolescentes. En muchos casos las modelos son sus propias hijas, y no es casual la elección: el parecido físico es indiscutible. Y así es como ella aparece reflejada, duplicada, en cada una de sus obras. Quizás también por este recurso, en esta muestra aparece una Silvana más introspectiva, más “En ella misma”, tal el título de una de sus producciones. Del mismo modo que en “Senderos” o en “El centro”, las figuras parecen replegarse en sí mismas, como si buscaran algo que sólo pudieran encontrar en su interior. Tampoco parecen casuales los colores oscuros en los fondos, los personajes a los que no se les ve la cara, o a los que se les ve parcialmente (“Visión Parcial”), como si la artista quisiera ocultar parte de lo que ve, ó quizás reconociendo su mirada particular / individual sobre el momento en que vive.

Otra característica de esta nueva muestra son las obras con bordes en clara referencia a los negativos de una película de cine. Pero no sólo nos remiten al cine, también hay música en las obras, casi como si Spinetta le dijera a Silvana “Todas las hojas son del viento”, a modo de consuelo o de esperanza.

Colección Alvear de Zurbarán
Av. Alvear 1658. 4811-3004
Marina Llambí Campbell
Abril de 2007.

compartir
Con el apoyo de